En las aguas cristalinas y los vientos constantes de Lanzarote, se está gestando una revolución en el mundo del windsurf: el iQFOiL. Hoy, desde el blog de FirstMinute Excursions y LastMinute Transfer, os hablamos del iQFOiL en Lanzarote, el deporte de moda que será olímpico.

Vivir el iQFOiL en Lanzarote

El iQFOiL es una clase de windsurf olímpico introducida con vistas a los Juegos Olímpicos de París 2024. Consiste en una tabla de windsurf equipada con un hydrofoil (una especie de ala bajo el agua) que permite que la tabla se eleve sobre la superficie del agua a medida que gana velocidad. Esta tecnología reduce la fricción y permite alcanzar velocidades impresionantes, transformando radicalmente la experiencia del windsurf.

Lanzarote se ha convertido en uno de los principales centros de desarrollo del iQFOiL a nivel mundial. Las condiciones de viento y olas de la isla son ideales para la práctica de esta modalidad, y cada vez son más los windsurfistas que se acercan a Lanzarote para probar esta nueva experiencia.

Por ello, el futuro del iQFOiL en Lanzarote es muy prometedor. La isla tiene todas las condiciones para convertirse en un centro de referencia para esta nueva modalidad de windsurf, tanto a nivel deportivo como turístico.

Así, Lanzarote se convertirá en un punto de referencia para el entrenamiento de los mejores windsurfistas del mundo.

Además, los iQFOiL Games, una competición de windsurf de alto nivel, han tenido lugar recientemente en Lanzarote, atrayendo a regatistas preolímpicos y destacados deportistas de esta disciplina.

El evento se llevó a cabo en Playa Blanca, donde los participantes compitieron en emocionantes pruebas de windsurf. Entre los ganadores se encontraban la española Pilar Lamadrid y el polaco Pawel Tarnowski, quienes se alzaron con el primer puesto en esta prestigiosa competición.

La celebración de los iQFOiL Games en Lanzarote no solo resalta el atractivo de la isla como destino deportivo, sino que también contribuye a fortalecer su posición como sede de eventos internacionales. Además, eventos como este generan un impacto positivo en la economía local y promueven la isla como un destino turístico diverso y emocionante.