Lanzarote ofrece muchísimo para el visitante y siempre sorprende. Entre los sitios más importantes para ver,  están las famosas salinas de Janubio. Hoy en Lastminute Transfer os damos más detalles sobre este curioso lugar en Lanzarote.

Dónde se encuentran las Salinas de Janubio

Las Salinas de Janubio se encuentran al suroeste de Lanzarote, entre Playa Blanca y Yaiza.  Están justo a los pies del Parque Nacional de Timanfaya.

Su entorno no fue siempre como ahora, porque entre los años 1730 y 1736 aproximadamente, se produjeron erupciones procedentes del Timanfaya que cambiaron el paisaje.

La mayoría de la isla se tiñó de negro, incluido el golfo donde se sitúan hoy en día las salinas. Antes de las erupciones, esa parte de la isla estaba destinada para el cultivo.

Una tradición antigua

La sal es probablemente el condimento alimentario más antiguo. De hecho, se encontraron ánforas romanas y cocederas justo cerca del mar y se piensa que pudieron ser utilizadas para la obtención de la preciada sal.

La sal siempre ha tenido mucha importancia en la historia y en la economía de la isla. En el año 1605 llegó a la Audiencia de Canarias una solicitud para que las salinas de Lanzarote se incorporasen a la Real Hacienda.

Las salinas fueron declaradas como Reserva de la Biosfera en el año 1993. Y un año más tarde, en 1994, se denominaron como Sitio de interés científico.

Son también Zona Especial de Protección de Aves, ya que una gran cantidad de aves  anidan en las salinas.

Características de las Salinas de Janubio

Lanzarote, como ya hemos dicho en otras ocasiones, ofrece muchos contrastes al visitante. Es una isla totalmente diferente con respecto al resto del archipiélago.

Llegando a las Salinas de Janubio el gran contraste con el entorno es muy fuerte. Las piscinas de las salinas muestran tonalidades blanquecinas, mientras que las playas y colinas circundantes son negras por la lava que contienen.

Cada piscina está delimitada con piedra y mortero de color oscuro y también se conservan los antiguos molinos utilizados para llevar el agua a los recintos. Sus diferentes colores, con tonos rosáceos o rojos, son debidos a un crustáceo llamado artemia o por el alga Dunaliella salina.

El proceso de la obtención de la sal se han modernizado,  aunque su proceso sigue siendo bastante artesanal.

De estas salinas se obtiene la famosa flor de sal, compuesta por las escamas de sal que se forman en las salinas. Un producto 100% natural que merece la pena probar.

Cuándo ir a las salinas

Es posible visitar las salinas durante todo el año, pero sugerimos que se visiten durante el atardecer.

El sol se esconde por el horizonte y proyecta sus rojizos rayos sobre las aguas de las salinas, produciendo un espectáculo inigualable para los sentidos.

En Lastminute Transfer  ofrecemos una bonita excursión que permite conocer la zona sur de Lanzarote, Salinas de Janubio incluidas.

Reserva con nosotros tus traslados desde el aeropuerto hasta tu hotel y haz que tu estancia en Lanzarote sea una experiencia inolvidable.